¡Solo 3 pasos! Conoce la rutina básica de skincare que tu piel agradecerá

Queremos partir esta nota derribando el mito de que el cuidado de la piel es necesario, exclusivamente, cuando se tienen problemas específicos, ya que más que tratar, los evitará (y como dice el dicho: prevenir antes que lamentar). En segundo lugar, invitarte a que así como cuidas el cabello y la barba, ahora sumes 5 minutos más a tu rutina diaria, y le des un espacio a tu piel.

Pero, ¿por qué es tan importante cuidar la piel? La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, protege nuestro organismo al actuar, por ejemplo, como barrera frente a los cambios de temperatura y las bacterias. Además, si nos limitamos solamente a la del rostro, esta es la más visible, y por lo tanto la más expuesta. Por último debemos recordar que una piel saludable es también una piel bonita, luminosa, y que envejecerá más tarde.

¿Y cómo cuidarla? Para esto además de alimentarnos bien e intentar incluir el deporte en nuestra vida, existen productos que nos darán esas propiedades, vitaminas y todo lo necesario para limpiar, desintoxicar, nutrir y cuidar nuestra piel. Aquí te dejamos 4 simples pasos (de una rutina básica) que si los realizas de forma diaria, obtendrás excelentes resultados.

1.- Limpia el rostro: la limpieza es uno de los pasos más importantes, ya que de no hacerlo los productos que apliques en los siguientes pasos no tendrán el efecto deseado. Así que para retirar la suciedad o el sudor, es necesario que te laves la cara y apliques un producto limpiador, cada noche y cada mañana. 

2.- Que no te falte sérum: los expertos son claros "de todos estos productos, el que realiza el tratamiento es el sérum", por eso es muy necesario que incorpores este elemento ya que en el se encuentra la mayor concentración de principios activos, y al estar formado por moléculas pequeñas logra suministrar los ingredientes directamente en el cutis.

Si vas a invertir en un producto, te recomendamos invertir en un sérum. Y también sugerimos el Sérum Dtox Pure de Sir Fausto. 

3.- Hidrata: si quieres una piel sana, resistentes, libre de sequedad y arrugas, comienza a buscar un buen hidratante. Y es que tras limpiar y aplicar un sérum, llega el turno de hidratar el rostro (y el cuello). Elige el producto más adecuado según tu tipo de piel (grasa, mixta o seca). 

4.- ¡No olvides tu protección solar! El sol es el principal responsable del envejecimiento prematuro de la piel. Por esto, después de los tres pasos anteriores, y antes de salir de casa, recuerda utilizar un fotoprotector (incluso en invierno). Ahora, si quieres ahorrarte un paso, busca una crema hidratante con factor de protección solar, también podría ayudarte.