-20% suscribiéndote a nuestra newsletter 📧🚀 ENVÍO GRATIS en España Peninsular🚀📦

No hablar de la salud mental nos está matando ¡Cambiemos esto!

¿Sabías que las muertes por suicidio en hombres superan en más del doble a las de las mujeres? La masculinidad tradicional, hoy también llamada masculinidad tóxica, nos ha invitado por años a no exteriorizar nuestros sentimientos. Desencadenando que hoy el suicidio sea la séptima causa más común de muerte en hombres, y no sólo eso, sino que también generando que  millones de hombres vivan en silencio enfermedades como la depresión.

Día a día estamos expuestos a situaciones que pueden cambiar, de alguna u otra forma, el rumbo de la vida y nuestro estado de ánimo: una ruptura amorosa, la pérdida de un trabajo, la pandemia, o la pérdida de un ser querido. Es importante reconocer el impacto que tienen.

Y es que si estás pasando por un mal momento, o te sientes abrumado, lo primero que debes saber es que ESTÁ BIEN NO ESTAR BIEN. Está bien no tener la vida en orden. Está bien sentirse triste un día. Está bien tener ansiedad. Está bien sentir miedo. Está bien sentir incertidumbre. Está bien confundirse. Está bien sentirse vulnerable. Está bien llorar. ¿Sabes por qué está bien? Porque somos humanos, y estos son sentimientos normales. Debes saber que está bien hablar de ello, y que lo único que NO está bien es quedarse callado, y guardarse el dolor.

¡Sabemos que dar el primer paso no es fácil! Por lo mismo, y con ayuda de expertos te dejamos algunos consejos:

1.- Primero que todo es importante señalar que cualquier persona puede beneficiarse de los servicios psicológicos con el fin de mantener su bienestar general o incluso como una forma de autoconocimiento.

2.- Ahora, para derribar las barreras y estigmas que existen, es necesario sentir. Por ello, es importante que si estás pasando por un mal momento dejes de autoconvencerte de que está todo bien y, anímate a  hablar abiertamente sobre lo que te pasa.

3.- Por otro lado, si bien no hay un momento exacto, es recomendable acudir a terapia cuando existe un problema que supera las fuerzas que tienes en determinado momento para solucionarlo. Cuando sientas que lo necesitas, debes buscar ayuda, y si no sabes cómo hacerlo apóyate en alguno de tus pilares más cercanos, para que puedan dar este paso juntos.

4.-  Recuerda que este tipo de problemas no son posibles de anular solo con fuerza de voluntad u ocultando y haciendo como que todo está bien.

5.- Por otro lado, si es un amigo el que está pasando por un momento malo, o notamos que está con problemas, NO pasemos por alto su sentir, y preguntémosle cómo se siente, intentemos detectar si sufre cambios en su comportamiento. Ofrécele tu apoyo, escúchalo, sé paciente. Aliéntalo para que hable con su médico o consulte a un profesional de salud mental. Crea un ambiente seguro, libre de masculinidad tóxica, y en el que él sienta que estás, que es normal lo que está viviendo, que puede pasar, y por sobre todo, que existe ayuda disponible y va a poder sentirse mejor.