-20% suscribiéndote a nuestra newsletter 📧🚀 ENVÍO GRATIS en España Peninsular🚀📦

¡Adiós masculinidad tóxica! 3 claves para ser un hombre más feliz



Hace unos días un estudio realizado por 
Ipsos, titulado informe “Felicidad Mundial 2022”, reveló que España es uno de los Países donde el hombre se siente más infeliz en el mundo. Frente a esto, y siguiendo nuestras temáticas en pro de la salud mental, quisimos ahondar en 3 prejuicios y miedos con los que debemos acabar para ser un hombre más feliz. 

1.- Expresa tus emociones ¡Los hombres también lloran! 

El rol tradicional y la educación patriarcal nos ha obligado a ser menos expresivos emocionalmente, y por ende a que solicitemos menos ayuda para superar los problemas personales. Constructos sociales que han dañado enormemente la salud mental de los hombres , y que no debemos perpetuar. Por ello el primer paso para ser más feliz es dejar de considerar la petición de ayuda como síntoma de debilidad, sino al contrario, de fortaleza.

2.- Deja atrás las presiones sexuales del género

“El hombre siempre tiene que estar predispuesto, no puede mostrar sus sentimientos durante las relaciones, debe tener iniciativa, seguridad, hacer que la mujer llegue al orgasmo, lograr la erección rápidamente, y tener un pene grande”. Lo que acabas de leer no es una afirmación, pero sí son parte de las presiones sexuales masculinas que por días prevalecen, y siguen generando ansiedad en muchas personas, y que tú debes derribar. 

Lo único que debería preocuparte de ahora en adelante, durante el sexo, es la protección y el disfrute mutuo.

3.- Recuerda: las estrellas también se caen

El éxito y el fracaso son dos aspectos opuestos que a todo el mundo le preocupan, pero que en los hombres tiene un componente social agregado. Y es que la sociedad te dice que ganar mucho dinero y lograr tener una familia es sinónimo de éxito, pero ¿por qué? A lo mejor tú quieres estar sólo, trabajas en algo que no te da el dinero suficiente pero que te apasiona, y no por ello eres un fracaso. 

Además ¿Qué hay de malo en fracasar? Hasta las estrellas se caen. Debemos normalizar que la vida no es perfecta, que estamos aprendiendo día a día, y que equivocarnos es parte de la vida.

La clave está en poner sobre la balanza cada uno de los aspectos de nuestra vida, y rescatar siempre lo positivo. Olvidarnos de lo que la sociedad o las personas quieren, pues por tu carretera corres solo, a tu ritmo y con tus estándares de éxito o fracaso.