⚡EMPEZAMOS EL 2023 CON REBAJAS⚡ 📦ENVÍO GRATIS A PARTIR de 35€ en España Peninsular📦

4 hábitos que te hacen parecer mayor


 

Crecer o verse mayor no tendría por qué ser un problema, ya que es parte de la vida. Pero lo es, cuando lo haces prematuramente producto de tus actitudes. Y es que aunque no lo creas tenemos mucho control sobre el ritmo de nuestro envejecimiento, por lo mismo ya es hora de tomar las riendas y hacer algo.

Te contamos 5 malos hábitos, y el porqué debes cambiarlos:

1.- Demasiado sol.

Tomar sol en verano ¿Rico, no? Pero si no te proteges deja de serlo y se transforma en un problema. Esto ya que al tomar sol podrías terminar con arrugas, manchas marrones o incluso desarrollar un cáncer de piel.

Así que no olvides de cuidar tu piel, aplicando protector solar cada mañana (y reforzando durante el día) para protegerla de los rayos UV diarios.

2.- No duermes bien, ni lo necesario.

Dormir poco trae consecuencias, y te explicamos el porqué. Durante la noche la piel genera melatonina, un potente antioxidante que frena el envejecimiento. Por eso, al disminuir esta verás como tu piel pierde luminosidad, queda más apagada, y con un aspecto que no te gustará.

3.- No haces actividad física.

Descansar es un paso para estar saludable, y el otro (que probablemente te lo han dicho millones de veces) es hacer ejercicio. La razón de que tu piel lo agradezca, es que "activa la circulación en todo el cuerpo y, por tanto, el suministro de nutrientes", garantizando una renovación celular regular en la superficie de la piel y con ello una más brillante y sana.

4.- No usas productos hidratantes.

Son más de 50.000 los hombres que han comenzado a cuidarse con Sir Fausto, pero aún hay quienes creen que el cuidado es algo de mujeres. NO, no es así, y no nos cansaremos de repetir que el skincare es para todos. Tampoco es necesario que utilices 100 productos, pero sí es importante que te animes a usar un hidratante como el Serum D-Tox, que otorga una hidratación instantánea y prolongada, manteniendo el equilibrio de la piel frente al estrés ambiental.

¿Y tú cuándo comenzarás a cambiar estos hábitos?